BOTELLA MEDIO VACÍA

Magritte

Mar Martín

La botella siempre puede estar medio llena o medio vacía según la perspectiva con la que la miremos. Y esta es la tesitura en la que nos podríamos encontrar tras el recién descubierto yacimiento de petróleo en México.

Este hallazgo supondrá más de 1.500 millones de barriles de petróleo crudo y suculentos  beneficios económicos a la empresa que lo va a explotar y a todas aquellas que mercadean con los derivados de este recurso no renovable. Sin embargo, como consecuencia de este yacimiento se van a incrementar las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera favoreciendo  el nefasto cambio climático y  sus efectos nocivos sobre la vida en la tierra.

Si es cierto que la tierra sobrevivió a las 5 grandes extinciones masivas contabilizadas, no lo es menos que las secuelas que el Cambio Climático producen en nuestros ecosistemas urbanos y naturales llevarán a poner en peligro nuestra forma de vida tal y como la conocemos hoy.

Sequías, inundaciones, olas de calor, lluvias torrenciales, aumento de la temperatura y del nivel del mar, son algunas de las primeras muestras o demostraciones de que el Cambio Climático es una realidad inminente de la que no podemos escapar.

No obstante y a pesar de las advertencias de ecologistas y constataciones de eminentes científicos, los gobiernos y sobre todo las empresas de energías no renovables no hacen nada por frenar el actual modelo de consumo, con dificultad apuestan por cambiar las producciones de energías fósiles y contaminantes por aquellas renovables o limpias y no terminan por tomarse en serio la gravedad del asunto.

Sin embargo, esta situación sólo tiene un final aunque se afanen en demorarlo en el tiempo provocándonos con ello mayores prejuicios. Ese único final conocido por gobiernos y empresas es el de una economía basada en fuentes renovables, el de un desarrollo sostenible que tenga como pilares el ahorro y la eficiencia energética.

Porque la tierra en la que vivimos no es una herencia de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos, es por lo que debemos comprometernos con equilibrar el uso que hacemos de los recursos naturales con el daño que provocamos en el medio ambiente.

Es por esto que sólo hay una perspectiva para mirar la botella del petróleo mejicano y es la que la ve medio vacía.

Porque como dice el antiguo proverbio Sioux “Cuando la sangre de tus venas vuelva al mar, y el polvo de tus huesos regrese al suelo, quizás comprendas que esta tierra no es tuya, sino que tú perteneces a esta tierra”