Illa: En la desescalada es más necesaria que nunca la disciplina social y seguir las recomendaciones sanitarias

Salvador-Illa-630x347

 

“El 51% de la población española está en condiciones de pasar a la Fase I”. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, han sido los encargados este viernes de explicar qué comunidades autónomas o zonas sanitarias del país pueden pasar a la fase I de la desescalada. Illa ha remarcado la “cogobernanza” con la que se ha realizado el análisis de los datos junto a las comunidades autónomas y sus propuestas.“

En la etapa de la desescalada es más necesaria que nunca la disciplina social y seguir las recomendaciones sanitarias”, ha reiterado el ministro de Sanidad que, además de destacar la cogobernanza como uno de los pilares de la desescalada ha destacado “la cautela” como como segundo pilar de este proceso: “prudencia, prudencia y prudencia”, ha recalcado. “Hay que consolidar el control de la epidemia y en esta etapa de desescalada hay que consolidarlo”, ha aseverado Illa.

Por su parte, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha explicado que “gran parte del territorio cambia de fase, pero tiene implicaciones importantes, porque ahora viene un período en el que la responsabilidad individual es fundamental para no incrementar riesgo. Simón ha explicado los criterios técnicos que se han aplicado para elaborar las propuestas de los territorios que pasan a la fase 1.

“Esperamos que las decisiones del gobierno y de las CCAA y de la población a nivel individual garanticen que no hay paso atrás en la evolución de la epidemia”, ha subrayado.Simón apuntó que han sido fundamentales y obligatorios los criterios que permiten garantizar una respuesta adecuada en caso de repunte, como el número camas de pacientes agudos, no críticos, por cada 10.000 habitantes, y el número de camas UCI por cada 10.000 habitantes. Además, se han tenido en cuenta criterios de transmisión, o los que indican la capacidad del sistema para detectar rebrotes epidémicos y responder a necesidades asistenciales.