Calvo: “Los hombres y las mujeres socialistas tenemos la enorme responsabilidad de vincular el avance de las mujeres con la calidad de la democracia”

calvo2

La secretaria de Igualdad y vicepresidenta primera del Gobierno, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, ha subrayado hoy que “los hombres y las mujeres socialistas del mundo tenemos una enorme responsabilidad: vincular los derechos y el avance de las mujeres con la calidad y la sostenibilidad de la democracia y con la agenda de los estados democráticos”.

Se trata-dijo- de hablar de “feminismo en la agenda socialista, pero, sobre todo, de feminismo y de avance de las mujeres en el progreso, el futuro y la sostenibilidad de la democracia en el siglo XXI”.

En su intervención telemática en un Panel organizado por la Internacional Socialista de Mujeres, bajo el título “Participación efectiva y toma de decisiones en la vida pública: clave para lograr la igualdad de género”, Calvo denunció que en el mundo los datos reflejan que existe un “déficit de la propia democracia”, debido a “la infrarrepresentación de las mujeres; a la inferior calidad de los derechos de las mujeres; a la quiebra de la seguridad de las mujeres, particularmente con la violencia machista, o a la quiebra de las libertades de las mujeres… en definitiva, a la falta de una plena ciudadanía de las mujeres en todos los lugares del mundo”.

Calvo señaló que la lucha por la igualdad de las mujeres es “una revolución pacífica, profunda, imparable e imprescindible”. “Las mujeres empezamos a ser muy poderosas, participamos más, influimos profundamente y la igualdad ha llegado ya de forma rotunda”, apuntó.

En este punto, advirtió de que “la ultraderecha internacional ha puesto en el punto de mira el avance de las mujeres”, pero se mostró convencida de que “esto no tiene retorno, porque las mujeres estamos en las calles, en el mercado de trabajo, en las instituciones, en todas las profesiones”.

A juicio de la secretaria de Igualdad, “el tándem socialismo feminismo es imbatible desde el punto de vista ético y político y por eso tenemos que forzar muchas decisiones jurídicas para que todo esto deje de ser una expectativa de justicia y se convierta en la gran agenda del estado y de la democracia, que es la mejor manera de contestarle al pensamiento reaccionario”, dijo.

En este sentido, Calvo abogó por “exigir por ley paridad, siempre y en todo”, porque “es la única manera que tenemos las mujeres de estar y de influir de verdad”. También defendió que “a igual trabajo igual salario” y que los delitos relativos a la seguridad y la libertad sexual de las mujeres “estén particularmente contemplados en las legislaciones penales”.